Noticias

Una casa soñada

miércoles, 9 de junio de 2021

Una casa soñada

Si la vida te da limones, ¡haz limonada! Eso es precisamente lo que hizo Mack Lowery.  Tras perder su hogar a causa de un devastador incendio, Mack Lowery decidió utilizar su finca forestal de 50 hectáreas para construir una casa de 240 m2 para él y su familia.

Mack Lowery convirtió una tragedia personal en un sueño hecho realidad cuando terminó la casa de madera de dos plantas que construyó con sus propias manos en los densos bosques de Misisipi. La primera cabaña de madera que había construido Mack en 1976, cuando aún era muy joven, ardió en un colosal incendio que dejó a su familia sin hogar y totalmente desolada. “Después del incendio, tardé aún un par de años en poder volver a mi granja”, recuerda Mack.

Cuando finalmente visitó su finca de 50 hectáreas, Mack se vio movido a reconstruir su hogar. “Visité a un buen amigo que acababa de comprar un nuevo Wood-Mizer LT40”, cuenta Mack. “Él fue quien me introdujo en el aserrado de troncos y me ofreció su ayuda para cortar la madera necesaria para la nueva casa”. Mack pasó cerca de un año cortando madera hasta que finalmente decidió adquirir su propio aserradero LT40, con el que siguió aserrando cuatro años más.



Mack tenía un empleo a tiempo completo, por lo que empleaba los fines de semana para cortar la madera. “Toda la madera provenía de mi finca, salvo la de ciprés y la de cedro”, señala Mack. “El sistema hidráulico del LT40 me permitió manipular yo solo troncos realmente enormes, algunos de los cuales tenían más de 75 cm de diámetro”. Mack llegó incluso a aserrar un pino centenario, del cual obtuvo madera suficiente para el suelo de la planta inferior.



Para la construcción de la casa, Mack contó con la ayuda de una pequeña cuadrilla. Mientras trabajaba en la construcción de su nuevo hogar, Mack también tuvo tiempo para construir varios cobertizos para almacenar madera así como un pequeño taller de bricolaje que utilizó para fabricar las puertas, los armarios y los muebles de la casa. Para el ensamblaje de las vigas, Mack empleó escuadras metálicas hechas a mano en lugar de muescas. Y para que la casa tuviera un aire especial, decidió fabricar una barra exterior con bordes naturales hecha a mano con madera de roble y de ciprés, la cual le supuso un mes de trabajo. Mack aprovechó al máximo la capacidad de su aserradero Wood-Mizer de cortar tanto tablas de madera finas como gruesas para dar al interior de su casa un toque creativo y exclusivo.




En total, Mack invirtió más de mil horas en la construcción de su casa de 240 metros cuadrados, ahorrando aproximadamente 200 mil dólares en materiales y dando forma al proyecto él mismo. “Jamás habría podido realizar este proyecto sin la ayuda de un aserradero sólido y fiable”, confiesa Mack.  Como era de esperar, Mack recibió numerosas felicitaciones por parte de las personas que vieron la obra terminada. Y lo más importante, él y su familia pudieron regresar a la casa de sus sueños. “Después de que nuestra casa ardiera, tuve que vivir en la ciudad durante 12 años”, comenta Mack.

Sobre la mesa que hay junto a la entrada de la casa se puede leer: «Esta casa fue diseñada y construida por Mack y Melissa Lowery en los años 2014/2015. Mack tardó 5 años en cortar la madera proveniente de los árboles que crecen en el cercano bosque de Charbonneau. Que instile belleza y felicidad en todo aquel que encuentre cobijo bajo su techo durante generaciones».














Name:
Email:
Subject:
Message:
x

Bienvenido

Aquí se puede descubrir cómo los dueños de aserraderos Wood-Mizer en todo el mundo están creciendo activamente sus economías locales mediante el procesamiento de madera más sostenible y rentable.

Le invitamos a ponerse en contacto con nosotros para solicitar más información acerca de Wood-Mizer o cualquiera de estos artículos.

Sala de prensa

Medios de comunicación social