Noticias

Una original casa en un árbol

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Una original casa en un árbol

La casa, de 13 m2 y con una planta atípica, fue construida en tan solo un año con troncos de pino ponderosa en Bayfield, Colorado. Charles Swindler construyó la casa para sus nietos.

Para Charles Swindler, el hecho de que muchas personas quieran alquilar su espacio de 13 metros cuadrados para su próxima escapada habla por sí solo. Su casa en el árbol no se alquila, porque la construyó especialmente para los nietos de los Swindler. Charles admite que la casa es un poquito más extravagante que lo que la mayoría de los niños esperarían, pero tenía claro que así es como debía ser.

Construido por el propio Charles en apenas un año, el habitáculo de la casa está hecho casi íntegramente de troncos de pino ponderosa que fueron talados por el servicio forestal dentro de un programa de prevención de incendios. Las vigas, los elementos estructurales, los revestimientos, las tejas, la estructura del tejado y el forjado los cortó con su aserradero LT15, mientras que el acabado interior lo realizó con madera de cedro que adquirió.



Suspendida en el aire a 8,5 metros del suelo, esta casa colgante fue construida deliberadamente con ángulos irregulares para conseguir un impacto visual.  “No quería una casa cuadrada”, afirma Charles. “Quería darle un aspecto original”. La casa, a la que se accede atravesando un puente hecho con cuerdas, es muy llamativa y cuenta con su propia chimenea, inodoro orgánico de compostaje, buhardilla y fregadero. La casa está fijada a otros árboles mediante tirafondos de anclaje metálicos de 46 x 2,5 cm de diámetro. También existe una serie de láminas metálicas atornilladas a las vigas, cuyas dimensiones son de 12,7 x 30 x 850 cm, y viguetas de solado fijadas a cada una de las cuatro vigas principales. En cuanto al revestimiento de la casa, este está hecho con materiales ahusados con bordes vivos y tablillas frontales.










Según Charles, su LT15 fue fundamental a la hora de construir la casa colgante para sus nietos. “Si la hubiera hecho un profesional, probablemente costaría unos 100 mil dólares”, asegura Charles. “Por contra, yo no gasté más de 12 mil dólares en materiales”. Charles señala a la estructura, las viguetas y el revestimiento como los elementos más costosos que, sin embargo, pudo procesar él mismo prácticamente a coste cero.

Y es que el ahorro de costes es tan solo una de las ventajas que obtiene Charles gracias a su aserradero, un aserradero que —según el mismo asegura—, tras ocho años de servicio, sigue funcionando como el primer día. “Me encanta la sensación de poder usar la madera tal cual y crear algo único”, nos cuenta Charles. “Nuestra vivienda es el razón por la que compré el aserradero y todas las vigas de nuestra propia casa las he creado yo in situ. Mucha gente me felicita por la casa que he hecho”. Charles asegura que su aserradero ha sido una excelente inversión tanto para él como para sus nietos.



Autor: Jack Petree

Name:
Email:
Subject:
Message:
x

Bienvenido

Aquí se puede descubrir cómo los dueños de aserraderos Wood-Mizer en todo el mundo están creciendo activamente sus economías locales mediante el procesamiento de madera más sostenible y rentable.

Le invitamos a ponerse en contacto con nosotros para solicitar más información acerca de Wood-Mizer o cualquiera de estos artículos.

Sala de prensa

Medios de comunicación social